Dales Voz a Las Víctimas

100 KILOS DE AYUDA PARA LAS VÍCTIMAS DE MINAS

pagina001

Hace unos meses, el Comité de Convivencia del Instituto de Secundaria “Los Alcores”, en San Miguel de Salinas (Alicante), desarrolló una acción para acercar al alumnado a la problemática de las minas terrestres y a la realidad de las víctimas que ocasionan. Allí estuvimos, contando las historias individuales y la colectiva de 20 supervivientes saharauis de esta lacra. Después, el cuerpo docente y los alumnos organizaron una carrera solidaria y lograron recaudar 100 kilos de ayuda para ellos.  El resultado, hemos tratado de hacérselo llegar en esta carta.

Para vosotros, en nombre de las Víctimas de Minas que recibieron vuestra ayuda:

No os podéis imaginar lo que habéis hecho. Ojalá mis palabras alcancen a transmitiros la intensidad y la emoción de los momentos vividos, así como todos y cada uno de los sentimientos que ha despertado vuestra acción solidaria con las víctimas saharauis de minas terrestres. Son ya tres años de lucha compartida con ellos y la primera vez que sienten directamente su efecto. Hombres y mujeres que son los grandes olvidados y no sólo en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia, sino también en los dos territorios del Sahara Occidental divididos por el muro marroquí del que os hablé.

MUNA HAFED 3

Muna Hafed

Por eso, cuando Bachir y Ahmed -que son, junto con las víctimas, la esencia de Dales Voz a Las Víctimas en los campamentos- se presentaron sin avisar en las «jaimas» de nuestros protagonistas con un paquete a su nombre y una carta llegada desde España, aún sin saber qué es ni quién lo manda, cada una de ellas levantó la mirada al cielo diciendo «hamdullah» (gracias a Dios) porque se sintieron queridos, se supieron presentes en corazones desconocidos que se mostraron muy cercanos, los vuestros.

¿Cómo explicaros la impaciencia y el brillo de los ojos de nuestra pequeña Muna Hafed al ver los sobres con vuestras cartas y escuchar atentamente cada palabra que Bachir le traducía con el mismo cariño con que la escribisteis vosotros? Muna repetía «¡qué grandes son!» y lanzaba besos con sus manos desde un rostro aún lleno de metralla.

Y todavía es más de agradecer vuestro gesto por venir de donde viene. No son los 100 kilos de ayuda humanitaria que habéis enviado, sino las toneladas de cariño incondicional que les han llenado el alma por completo. Preguntan cómo habéis sabido de ellos y nos agradecen por la sensibilización, pero en Dales Voz a Las Víctimas no somos de quedarnos con los méritos que no son nuestros, porque si en el IES «Los Alcores» de San Miguel de Salinas sabéis del sufrimiento del pueblo saharaui es gracias a ella, a Koria Badbad Hafed, alumna del centro que no pudo completar el sueño de llevaros a conocer los campamentos, pero que sembró las semillas del conocimiento del conflicto que asola su pueblo, de sus tradiciones y cultura, junto con las de la solidaridad. Unas semillas que germinaron a pesar de que ella os falta hace ya cinco años, porque no la dejaron volver ni decidir quién y cómo quiere ser.

Las víctimas, al saber que vuestra acción nace de la lucha contra una injusticia más, os reconocen la nobleza de vuestros sentimientos y que aún por esto les ha conmovido más, por cuanto vosotros -cuerpo docente y alumnos- sois la evidencia de que defender los Derechos Humanos de Koria no implica denostar al pueblo saharaui, sino que supone una demostración de que defendéis los derechos y las libertades como elementos fundamentales de la construcción de una sociedad mejor, igualitaria y sin discriminación, una sociedad de la que ellos se han sentido parte porque vosotros les habéis abierto un espacio que no tenían. Nunca os van a olvidar y todos y cada uno de ellos os espera con los brazos abiertos para devolver un poco del inmenso regalo de cariño que les habéis hecho. Gracias.

MUERE UNA NIÑA DE 12 AÑOS POR UNA MINA ANTIPERSONA EN EL SAHARA OCCIDENTAL

N-001

Modelos de las letales minas de fragmentación

 

Leila Lebuini, de 12 años, es la segunda víctima mortal por efecto de una mina terrestre en 2016 en el Sahara Occidental. El pasado 11 de mayo, a las 8.40 horas, pisó una mina mientras pastoreaba un rebaño propiedad de su familia en las inmediaciones de la localidad de Legeibat, en la zona de Mahbes, región de Assa-Zag, al norte del territorio bajo control marroquí, al Oeste del Muro. En un instante, una fortísima explosión despedazó su cuerpo y Leila murió en el acto a causa de las amputaciones sufridas.

Al parecer, la pequeña se encontraba con su padre, quien, si bien no sufrió lesiones de consideración, sí tuvo una conmoción fruto de la terrible escena.

Efectivos del Real Ejército Marroquí especializados en desminado, investigan el lugar de la deflagración y los restos de la explosión, a fin de determinar con exactitud el tipo de artefacto que causó la víctima mortal. Aunque diversas informaciones apuntaban a una mina anti-tanque, los expertos aseguran que es arriesgado aventurarse a determinar el tipo de mina terrestre causante de esta desgracia, ya que los modelos de anti-tanque tienen por objetivo la destrucción de vehículos blindados y requieren una presión de 150 kilos para activarlas. Sin embargo, todo apunta a que pueda tratarse de una mina antipersona direccional de fragmentación o del tipo de las saltadoras, que se activan por una ligera presión y matan o mutilan incluso a las personas que se encuentran en su radio de acción, siendo las más letales para los niños.

Con el que ha causado la muerte de Leila, son ya 4 los accidentes producidos en el Sahara Occidental, hasta ahora todos en la zona Oeste del muro marroquí, en el transcurso de 2016, con un balance de 11 víctimas, dos de ellas fallecidas (Jalifa Jer, de 56 años en un accidente producido el 11 de marzo en la ciudad de Smara, y Leila Lebuini) y 9 heridos de diversa consideración, entre los que se incluye al padre de la pequeña fallecida, que sufre un severo trauma psicológico y se encuentra en estado de shock.

Desde Dales Voz a Las Víctimas expresamos nuestro más sincero pésame a la familia de Leila y, una vez más, abogamos a la cordura para que, en un esfuerzo conjunto, se inste al Gobierno marroquí a que se adhiera al Tratado Internacional de Prohibición de Minas, a fin de que puedan desarrollarse íntegramente los trabajos de descontaminación del territorio y la atención a las víctimas en toda su extensión.

EL SAHARA OCCIDENTAL, 7º TERRITORIO CON MÁS ACCIDENTES Y VÍCTIMAS POR MINAS ANTI-VEHÍCULO EN 2015

Foto 2

El Centro Internacional para el Desminado Humanitario de Ginebra (CIDHG) y el Instituto para la Investigación de la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI) acaban de publicar el informe 2015 sobre el impacto humanitario y de desarrollo de las minas anti-vehículo o anti-tanque (AVM), en un proyecto que ya se inició en 2014, en que el primer estudio que realizaron en conjunto fue reconocido como una fuente de consulta y evidencia del impacto de estas armas.

Un proyecto innovador que recaba el 40% de los datos de informes oficiales de programas y organizaciones de Acción contra las Minas; el 47% de reportes publicados en los medios de comunicación, incluidos los alternativos; y el 53% de trabajos de personal de campo, principalmente equipos de desminado humanitario y entidades de atención a las Víctimas. Todo ello permite que se haya podido actualizar el mapa interactivo que CIDHG y SIPRI crearon en 2014, en el que hoy se señalan los 25 estados y territorios afectados por minas anti-vehículo, se determina el número de accidentes y de víctimas en cada uno de ellos, clasificando a las Víctimas entre civiles y personal de fuerzas de seguridad, así como, paralelamente, se estratifican por edades y sexos.

Es un trabajo muy importante y necesario, ya que, en general, se concibe el término «mina terrestre» como armas prohibidas por el Tratado Internacional de Ottawa, aunque esta convención sólo prohíbe expresamente la fabricación, el uso, la compra-venta y el almacenamiento de minas antipersonales (AP). Aunque recabar datos sobre accidentes y víctimas en cualquier lugar es una labor ardua y francamente complicada, especialmente en aquellos donde el conflicto armado permanece activo, este informe de CIDHG-SIPRI ha logrado poner sobre la mesa los datos recabados de distintas fuentes y contrastados -entre ellos, de Dales Voz a Las Víctimas para el Sahara Occidental-, que reflejan un impacto humanitario que amerita que la Acción contra las Minas inicie acciones concretas dirigidas a terminar con esta lacra y a evitar que se continúen ampliando zonas minadas por el mundo entero.

Foto 1

En 2015, en esos 25 países, se produjeron 178 accidentes con minas anti-vehículo, que ocasionaron 598 Víctimas, 320 heridos y 278 fallecidos. Esto supone una media de 3,4 Víctimas por cada explosión de mina AVM, el 60% de ellas, civiles.

El Sahara Occidental ocupa el 7º puesto entre los territorios con más incidentes y Víctimas de minas anti-vehículo en 2015, por detrás Ucrania, Mali, Yemen, Siria, Pakistán y Afganistán, destacando que se produjeron -sólo en explosiones de artefactos de este tipo y a ambos lados del muro- un total de 10 accidentes con 26 Víctimas (7 muertos y 19 heridos), siendo en un 88%, civiles con vehículos 4×4 particulares. Además, el informe señala que en territorio marroquí se produjeron otras 14 víctimas (1 muerto y 13 heridos), todas ellas civiles.

En 2016, CIDHG y SIPRI continúa recabando información, con la colaboración de muchas organizaciones, para actualizar cada 4 meses el mapa. Para ello, han establecido un protocolo para la comunicación de accidentes y víctimas, en el que debe consignarse cuanta mayor información sea posible, a fin de que puedan verificar que han sido provocados por explosiones de minas anti-vehículos. Por ello, Dales Voz a Las Víctimas ha informado -siguiendo este procedimiento- de dos accidentes de mina anti-vehículo en el Sahara Occidental en lo que llevamos de 2016: El primero, ocurrido el 18 de enero en Lemsamir (Mahbes, en la zona de amortiguación del Muro) y el segundo, el 11 de marzo, a pocos kilómetros de la ciudad de Smara (zona Oeste del Muro), con un total de 3 víctimas, una de ellas fallecido. Además, se ha puesto en conocimiento del CIDHG el tercero de los accidentes, que tuvo lugar el 16 de febrero en El Aaiún (zona Oeste de la berma), con 6 jóvenes heridos al manipular un artefacto sin identificar que explosionó. Al parecer, podría tratarse de una mina anti-vehículo, aunque deberán ser los investigadores expertos quienes determinen finalmente si es así.

Aquí os dejamos el enlace del mapa interactivo, a diciembre de 2015. En el mes de junio, se procederá a la actualización con los datos del 1er cuatrimestre de 2016, y el informe detallado del impacto humanitario de las minas anti-vehículo en 2015 en el mundo.

Mapa: http://www.gichd.org/avm#.VwzPTjCLTIV

Informe: http://www.gichd.org/fileadmin/GICHD-resources/rec-documents/Global-mapping-AVM-2015-Mar2016.pdf

OBJETIVO: UN MUNDO LIBRE DE MINAS EN 2025

Proud-students_4April2016_599X350_496x290

Campaña Internacional contra las Minas Terrestres de Virginia Occidental (EE.UU.) en una acción con estudiantes

La Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas (ICBL) y sus miembros en todo el mundo celebran el 4 de abril como el Día Internacional para la Sensibilización y la Acción contra las Minas, que tiene como objetivo crear conciencia sobre los peligros y las consecuencias de las minas terrestres y otros restos explosivos de guerra en todo el mundo.

De Líbano a Camboya, de Italia a Myanmar, de Bosnia y Herzegovina a los Estados Unidos, desde Albania hasta Alemania, y en todas las regiones del mundo que sufren esta lacra, se están desarrollando hoy toda clase de eventos de sensibilización así como se desarrollan reuniones de alto nivel para accionar las vías diplomáticas que generen iniciativas para abordar esta problemática en toda su extensión, con el objetivo de avanzar en la aplicación y universalización del Tratado de Prohibición de Minas para lograr un mundo libre de minas en 2025.

Todas las campañas en curso, mientras van celebrando los logros conseguidos en el camino hacia un mundo libre de minas y la mejora de la asistencia a las Víctimas de minas terrestres, también se centran en la Educación sobre los Riesgos de las Minas, dando a conocer que son un problema global que necesita del apoyo y la implicación de la comunidad internacional para conseguir el objetivo de asegurar la limpieza y descontaminación de todos los territorios amenazados e impedir su uso en los nuevos conflictos armados.

El Tratado de Prohibición de Minas sigue siendo un tratado internacional humanitario ejemplar y de referencia, todos los días y en todos los rincones del mundo. Como resultado de este Tratado, se han salvado infinidad de vidas30 países ya pueden colgar con orgullo el cartel de «libre de minas»más de 49 millones de minas almacenadas han sido destruidas; la producción y la transferencia de minas prácticamente han cesado y más del 80% de los países del mundo se han unido al Tratado. Estos son fuertes indicadores de un gran avance hacia la meta de un mundo libre de minas.

Sin embargo, importantes desafíos deben ser afrontados aún. Las minas terrestres continúan siendo graves amenazas en todo el mundo. Por ejemplo, en 2014 y 2015 las fuerzas del gobierno de tres países (Myanmar, Corea del Norte y Siria) y grupos armados no estatales en otros diez (Afganistán, Colombia, Iraq, Libia, Myanmar, Pakistán, Siria, Túnez, Ucrania y Yemen) han utilizado minas terrestres.

10737936_10152415030908016_1600309102_o

Cada cuatro horas a alguien, en algún lugar, es Víctima de un accidente de mina. En el último año, el número de Víctimas por minas terrestres y REG aumentó un 12%. Se hace prioritario concienciar a la población del riesgo que suponen estas armas prohibidas, que permanecen ocultas bajo tierra, activas durante mucho tiempo, y explosionan por contacto, manipulación o presión, causando daños tremendos sobre el cuerpo humano, principalmente en las extremidades inferiores y superiores.

Las minas terrestres están diseñadas para ser colocadas en tiempo de guerra como elemento defensivo para frenar incursiones enemigas y para proteger enclaves estratégicos militares, principalmente, de manera que se disuada de intentar atravesar las líneas marcadas como «campo de minas». Con el tiempo, son amenaza permanente para la población civil en tiempo de paz y un obstáculo para la reconstrucción post-bélica y el desarrollo socio-económico de los países al término de un conflicto armado. Las minas son armas concebidas para ocasionar al enemigo costes adicionales enormes y, por ello, no están diseñadas para matar, sino para mutilar, obligando a crear todo un entramado de atención médica y terapéutica que limita los recursos económicos de las fuerzas enemigas, sin considerar en absoluto las consecuencias en términos de vidas humanas.

57 Estados y otras cuatro áreas territoriales, entre ellas el Sahara Occidental, siguen afectados y contaminados por minas terrestres, mientras que 35 Estados todavía tienen que unirse al tratado, entre ellos Estados Unidos, Israel, China, Rusia y Marruecos.

A pesar de la necesidad existente, los fondos para Acción Contra Las Minas se han reducido un 5%, ya que los países donantes aportan menos al presupuesto general de las Naciones Unidades, a  través de cuyas Agencias se desarrollan los programas específicos de sensibilización, desminado humanitario y atención a las Víctimas, en colaboración con los países y ONGs especializadas adscritas a proyectos.

La Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas cree firmemente que todos los Estados Partes en el Tratado de Prohibición de Minas pueden alcanzar el objetivo marcado para el año 2025. Sin embargo, no puede lograrse sin una fuerte determinación y el apoyo político y financiero constante para aplicar el Tratado de Prohibición de Minas. Aprovechando esta oportunidad, ICBL hace un llamamiento a todos los Estados, en particular a los Estados Partes en el Tratado de Prohibición de Minas, y a la sociedad civil del mundo entero para continuar juntos en la lucha contra las minas terrestres y su uso, así como para instar a todos los países no adheridos a que sean Parte, para poder avanzar en el objetivo de un mundo exento de minas en 2025. ICBL no va a escatimar esfuerzos para lograr un mundo libre de minas en 2025.

 

MARINES ESTADOUNIDENSES ENTRENAN AL EJÉRCITO MARROQUÍ EN REMOCIÓN DE MINAS

marinz

Foto: almassaepress.com

Desde finales del pasado mes de febrero -y durante un total de 5 semanas-, tropas de la Marina de Estados Unidos desarrollan un amplio plan de formación con soldados marroquíes sobre técnicas de remoción de minas terrestres. Este entrenamiento, que tiene lugar en la base aérea de Kenitra, forma parte de las operaciones incluidas en el Plan de Acción contra las Minas en Marruecos, en el que Estados Unidos contribuye principalmente en el área de formación en desminado humanitario.

Según un informe publicado en la web de la Marina de Estados Unidos, esta acción formativa se ha coordinado entre la Embajada de Estados Unidos en Rabat y el Estado Mayor del Real Ejército de Marruecos, a través de la Inspección General de las Fuerzas Armadas marroquíes. Con ella, se pretende formar a soldados marroquíes para dotarles de herramientas y habilidades en las diferentes técnicas de remoción de minas, así como mejorar sus capacidades militares en las zonas contaminadas, con el fin de dar continuidad a las labores que los cuerpos de desminado del Ejército marroquí realizan desde hace años en colaboración con la MINURSO.

Como complemento a esta acción formativa, los Estados Unidos han desplazado a Marruecos a dos agentes de policía de California especializados en educación sobre los riesgos de las minas terrestres, con el fin de fortalecer las capacidades de las instituciones marroquíes en el diseño y la aplicación de programas de sensibilización social.

El citado informe de la Marina estadounidense refleja que el Ejército marroquí cuenta (hasta finales de 2008) con más de 2.000 víctimas por accidentes de minas terrestres y que, desde 1975, se han computado más de 500 muertos. También señala que, en 2009, se habían completado las labores de limpieza en un total de 561 km2, que se catalogan ya como territorio seguro libre de minas, tras la eliminación de 482 minas y 22.000 restos explosivos de guerra de otras características.

Según el Informe Monitor de Minas 2015, que desarrolla anualmente un seguimiento de los progresos de eliminación de las minas terrestres, municiones en racimo y otros restos explosivos de guerra en el mundo, la contaminación de Marruecos es el resultado del conflicto entre el Real Ejército de Marruecos (RMA) y el Frente Polisario sobre el Sáhara Occidental y se concentra -aunque no exclusivamente- en ese territorio al Oeste del Muro, que permanece bajo control marroquí. Marruecos informó a esta entidad dependiente de las Naciones Unidas que el área contaminada puede alcanzar los 120.000 km2. En 2013, registró los campos de minas que había establecido, así como comunicó oficialmente que se habían reducido las áreas identificadas de alto riesgo a 10 zonas concretas: Bir Anzarane, Douiek, Gerret Auchfaght, Gor Lbard, Gor Zalagat, Hagounia, Idiriya, Imlili, Itgui, y Tarf Mhkinza.  El área de Glibat Jadiane ya no se incluyó en la lista de las zonas minadas.

FB_IMG_1457732844268

Último accidente de mina ocurrido en la zona Oeste del Muro, que causó la primera víctima de 2016

Marruecos inició las labores de desminado en el Sahara Occidental en 2007, a raíz de un aumento en el número de incidentes registrados, ya que 7 de cada 10 víctimas que se computan en el Sahara Occidental se producen en la zona Oeste del Muro. Aunque el número total de víctimas de minas y otros restos explosivos de guerra (REG) no se conoce, Marruecos ha informado de un total de 2.558 víctimas de minas, 832 fallecidos y 1.726 heridos, de 1975 a finales de 2013. El 88% de las víctimas declaradas son miembros de las Fuerzas Armadas marroquíes. Entre enero de 2014 y marzo de 2016, Dales Voz a Las Víctimas ha registrado un total 28 víctimas (7 víctimas) en el Sahara Occidental controlado por Marruecos y otras 10 (1 fallecido), todas civiles, en accidentes ocurridos al Sur de Marruecos.

El Informe Monitor 2015 refleja que el Ejército marroquí desarrolla las labores de limpieza de forma manual, con un total de 10.000 desminadores empleados declarados, de los cuales sólo 400 disponen de equipos y detectores especializados para el desarrollo efectivo de sus funciones. El Secretario General de la ONU informó al Consejo de Seguridad en su último informe el año pasado que, entre abril de 2014 y marzo de 2015, Marruecos limpió casi 223 km2 del territorio, completando un área descontaminada total desde 2007 de 3.928 km2.

http://www.almassaepress.com/%D8%A7%D9%84%D9%85%D8%A7%D8%B1%D9%8A%D9%86%D8%B2-%D8%A7%D9%84%D8%A3%D9%85%D8%B1%D9%8A%D9%83%D9%8A-%D8%A8%D8%A7%D9%84%D9%85%D8%BA%D8%B1%D8%A8-%D9%84%D8%AA%D8%AF%D8%B1%D9%8A%D8%A8-%D8%A7%D9%84%D8%AC/

 

 

PRIMER MUERTO DE 2016 POR EXPLOSIÓN DE MINA EN EL SAHARA OCCIDENTAL

FB_IMG_1457732844268

Jalifa Uld Ali Uld Mohamed Uld Jer, de 56 años y padre de 6 hijos, abre la trágica estadística de fallecidos en explosiones de minas en el Sahara Occidental en 2016. Tres accidentes ya, con 9 víctimas, una de ellas mortal. Era pastor saharaui y salió a las 11 de la mañana de su casa para ir a recoger su rebaño, a las afueras de la ciudad de Smara, en la zona Oeste del muro marroquí en el Sahara Occidental controlada por Marruecos. Viernes, 11 de marzo, un día normal hasta que su vehículo pisó una mina. Regresaba a casa y circulaba por un camino del desierto a 40 km al Oeste de Smara, en la zona llamada Sakan, en dirección a la ciudad, situada muy próxima al muro, en un área de alta contaminación por minas abandonadas de la guerra, donde se producen la mayoría de los accidentes de minas en esa parte del muro.

Los especialistas en investigación de incidentes de minas apuntan a que, a la vista del estado en que quedó el vehículo, se trata de una mina anti-carro y que el peso del motor del vehículo accionó el detonador por presión, reventando la parte delantera. Jalifa era el único ocupante del vehículo 4×4 y sufrió graves lesiones y amputaciones que le causaron la muerte prácticamente en el acto. Fue trasladado a la morgue del Hospital Regional de Smara, donde se certificó su fallecimiento por esta causa.

Este accidente mortal se suma a los ocurridos el 18 de enero en Mahbes y el 16 de febrero en El Aaiún, todos en la zona Oeste del muro controlada por Marruecos, en la que se produjeron un total de 8 heridos de diversa consideración.

Desde Dales Voz a Las Víctimas hacemos llegar nuestras condolencias a la familia del fallecido e insistimos, una vez más, en la necesidad de coordinar la acción contra las minas en la línea de lograr la adhesión de Marruecos a los tratados internacionales, a fin de proceder a implementar programas específicos de descontaminación y remoción de minas que terminen con esta lacra que amenaza permanentemente a la población. Se cumplen 25 años del Alto el fuego… Ya es tiempo de adoptar medidas para salvaguardar la integridad de las personas, de todas, porque las minas permanecen activas, no distinguen entre tiempos de paz o tiempos de guerra, ni discriminan a sus víctimas por nacionalidades, sexos, edades ni religiones. Ojalá Jalifa Uld Ali Uld Mohamed Uld Jer fuera el primero y el último fallecido en 2016.

Fotos © Smara News

ALERTA DE SEGURIDAD EN EL AAIÚN POR EL HALLAZGO DE UNA BOMBA DE LA GUERRA SIN EXPLOTAR

received_568634839958577

Tan sólo unos días después de la explosión de un artefacto de guerra sin identificar en El Aaiún (Sahara Occidental), que causó cinco heridos, el pasado 24 de febrero se produjo en la zona Este de la ciudad una nueva situación de alarma, al hallarse en la acera una bomba de la guerra sin explotar, a poca distancia de una escuela infantil.

Según detallan los testigos, un hombre que se dedica a recuperar objetos usados para la reventa, encontró el artefacto y lo colocó en la calle para que se viera, obviamente desconociendo el grave riesgo que entrañaba su acción.

received_568634836625244

Los vecinos llamaron de inmediato a la Policía, que se personó en el lugar con una brigada de expertos artificieros militares. Tras decretar la alerta de seguridad, los especialistas comprobaron que la munición no tenía carga explosiva.

Un nuevo episodio que quedó en un susto, aunque pone de manifiesto la necesidad de sensibilizar a la población del Sahara Occidental con respecto a los restos explosivos de guerra abandonados, así como la urgencia de desarrollar programas de educacion sobre sus riesgos.