Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » UN HERIDO EN EL SÉPTIMO ACCIDENTE DE MINA ANTI-VEHÍCULO EN EL SAHARA OCCIDENTAL

UN HERIDO EN EL SÉPTIMO ACCIDENTE DE MINA ANTI-VEHÍCULO EN EL SAHARA OCCIDENTAL

img-20161120-wa0005

© sadasahara.com

El peligro de las minas terrestres y otros restos explosivos de guerra abandonados siempre está acechando en el territorio del Sahara Occidental. Se avisa, se explica, pero la inconsciencia humana no es un factor computable en la sensibilización del riesgo que entrañan todos estos artefactos explosivos. ¿Cómo luchar contra el convencimiento generalizado de que «a mí no me va a pasar»? Nadie está exento de la amenaza. Las minas no discriminan entre sexos, nacionalidades, edades, religiones ni nada. Por mucho tiempo que pase, permanecen activas y esperan escondidas el momento de su aparición estelar. Explotan y dejan tras de sí regueros de sangre inocente, cuerpos heridos o mutilados. Siempre un rastro de destrucción y, a veces, de muerte.

La colaboración ciudadana es vital en esta lucha, como también lo es crear esa conciencia social respecto al peligro de las minas, para que las personas sepan actuar y prevenir así accidentes. Porque cada víctima es una derrota. Cada víctima es un recordatorio de todo lo que falta aún por hacer en la Acción Contra las Minas, en la que tú, yo y todos tenemos un papel protagonista para intentar que disminuya el número de accidentes y de víctimas, mientras no se logra que aumente la superficie de territorio libre de minas.

Ayer, un hombre de 45 años salvó la vida de milagro. Poco antes de las 11 de la mañana, circulaba por la carretera de Smara a El Aaiún, en el Sahara Occidental, cuando decidió abandonar su ruta y desviarse por una pista sin asfaltar. No tuvo en cuenta que la zona, Foum Achkak (a 67 km de El Aaiún), se vio afectada por las inundaciones en el valle Oued Sakia el Hamra de hace unas semanas y en el camino le sorprendió una mina anti-vehículo, que accionó al pisarla con la rueda trasera del Land Rover que conducía. La explosión alcanzó de lleno la parte trasera, pero no le causó heridas graves. Efectivos militares de emergencias le evacuaron en estado de shock al hospital provincial de Smara, donde se certificó que sus heridas no revisten gravedad. Con éste, son 4 los accidentes en las inmediaciones de la ciudad de Smara en circunstancias similares.

Las cifras deberían hacernos reflexionar. Sólo en 2016 se han producido 10 accidentes por minas terrestres en el Sahara Occidental (9 en la zona Oeste del Muro y 1 en la zona Este), que han causado 21 víctimas (4 muertos -dos de ellas eran niñas- y 17 heridos de diversa consideración). Cuando uno piensa en minas se le viene a la cabeza inmediatamente la imagen de una «antipersona», de esas que están prohibidas, pero que siguen matando a diestro y siniestro por todas partes donde hay o hubo un conflicto bélico. Pero lo cierto es que hay más de medio centenar de modelos de minas diferentes y no todas están prohibidas. El Sahara Occidental, uno de los 10 territorios más contaminados del mundo, es un enorme escaparate de todo tipo y modelos de minas terrestres, que han quedado esparcidas por el desierto a merced de la erosión, las lluvias, la acción del hombre y la propia naturaleza, que las lleva arrastradas hasta confines insospechados.

De esos 10 accidentes acumulados en 2016, 7 han sido causados por la activación accidental de minas anti-vehículo, con un balance de 10 víctimas, 7 civiles (2 fallecidos) y 3 militares del Ejército marroquí. Sus vehículos quedaron destrozados y sus vidas y las de sus familiares, tocadas para siempre. No debemos seguir dando tregua a esta lacra. La acción debe ser colectiva, porque nadie está a salvo. Este riesgo es real, a diario, en todas partes. No es cuestión de mapas, ni de echar la vista atrás a ver quién las puso o quién las fabricó. Como en todo, las responsabilidades son compartidas. Es el momento de aunar esfuerzos para lograr que la adhesión de Marruecos al Tratado de Prohibición de Minas y a la Convención de Municiones en Racimo permita una acción internacional contundente, efectiva y dotada de los medios necesarios para descontaminar un territorio que, hoy por hoy, es en sí mismo un peligro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: