Dales Voz a Las Víctimas

OBJETIVO: UN MUNDO LIBRE DE MINAS EN 2025

Proud-students_4April2016_599X350_496x290

Campaña Internacional contra las Minas Terrestres de Virginia Occidental (EE.UU.) en una acción con estudiantes

La Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas (ICBL) y sus miembros en todo el mundo celebran el 4 de abril como el Día Internacional para la Sensibilización y la Acción contra las Minas, que tiene como objetivo crear conciencia sobre los peligros y las consecuencias de las minas terrestres y otros restos explosivos de guerra en todo el mundo.

De Líbano a Camboya, de Italia a Myanmar, de Bosnia y Herzegovina a los Estados Unidos, desde Albania hasta Alemania, y en todas las regiones del mundo que sufren esta lacra, se están desarrollando hoy toda clase de eventos de sensibilización así como se desarrollan reuniones de alto nivel para accionar las vías diplomáticas que generen iniciativas para abordar esta problemática en toda su extensión, con el objetivo de avanzar en la aplicación y universalización del Tratado de Prohibición de Minas para lograr un mundo libre de minas en 2025.

Todas las campañas en curso, mientras van celebrando los logros conseguidos en el camino hacia un mundo libre de minas y la mejora de la asistencia a las Víctimas de minas terrestres, también se centran en la Educación sobre los Riesgos de las Minas, dando a conocer que son un problema global que necesita del apoyo y la implicación de la comunidad internacional para conseguir el objetivo de asegurar la limpieza y descontaminación de todos los territorios amenazados e impedir su uso en los nuevos conflictos armados.

El Tratado de Prohibición de Minas sigue siendo un tratado internacional humanitario ejemplar y de referencia, todos los días y en todos los rincones del mundo. Como resultado de este Tratado, se han salvado infinidad de vidas30 países ya pueden colgar con orgullo el cartel de «libre de minas»más de 49 millones de minas almacenadas han sido destruidas; la producción y la transferencia de minas prácticamente han cesado y más del 80% de los países del mundo se han unido al Tratado. Estos son fuertes indicadores de un gran avance hacia la meta de un mundo libre de minas.

Sin embargo, importantes desafíos deben ser afrontados aún. Las minas terrestres continúan siendo graves amenazas en todo el mundo. Por ejemplo, en 2014 y 2015 las fuerzas del gobierno de tres países (Myanmar, Corea del Norte y Siria) y grupos armados no estatales en otros diez (Afganistán, Colombia, Iraq, Libia, Myanmar, Pakistán, Siria, Túnez, Ucrania y Yemen) han utilizado minas terrestres.

10737936_10152415030908016_1600309102_o

Cada cuatro horas a alguien, en algún lugar, es Víctima de un accidente de mina. En el último año, el número de Víctimas por minas terrestres y REG aumentó un 12%. Se hace prioritario concienciar a la población del riesgo que suponen estas armas prohibidas, que permanecen ocultas bajo tierra, activas durante mucho tiempo, y explosionan por contacto, manipulación o presión, causando daños tremendos sobre el cuerpo humano, principalmente en las extremidades inferiores y superiores.

Las minas terrestres están diseñadas para ser colocadas en tiempo de guerra como elemento defensivo para frenar incursiones enemigas y para proteger enclaves estratégicos militares, principalmente, de manera que se disuada de intentar atravesar las líneas marcadas como «campo de minas». Con el tiempo, son amenaza permanente para la población civil en tiempo de paz y un obstáculo para la reconstrucción post-bélica y el desarrollo socio-económico de los países al término de un conflicto armado. Las minas son armas concebidas para ocasionar al enemigo costes adicionales enormes y, por ello, no están diseñadas para matar, sino para mutilar, obligando a crear todo un entramado de atención médica y terapéutica que limita los recursos económicos de las fuerzas enemigas, sin considerar en absoluto las consecuencias en términos de vidas humanas.

57 Estados y otras cuatro áreas territoriales, entre ellas el Sahara Occidental, siguen afectados y contaminados por minas terrestres, mientras que 35 Estados todavía tienen que unirse al tratado, entre ellos Estados Unidos, Israel, China, Rusia y Marruecos.

A pesar de la necesidad existente, los fondos para Acción Contra Las Minas se han reducido un 5%, ya que los países donantes aportan menos al presupuesto general de las Naciones Unidades, a  través de cuyas Agencias se desarrollan los programas específicos de sensibilización, desminado humanitario y atención a las Víctimas, en colaboración con los países y ONGs especializadas adscritas a proyectos.

La Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas cree firmemente que todos los Estados Partes en el Tratado de Prohibición de Minas pueden alcanzar el objetivo marcado para el año 2025. Sin embargo, no puede lograrse sin una fuerte determinación y el apoyo político y financiero constante para aplicar el Tratado de Prohibición de Minas. Aprovechando esta oportunidad, ICBL hace un llamamiento a todos los Estados, en particular a los Estados Partes en el Tratado de Prohibición de Minas, y a la sociedad civil del mundo entero para continuar juntos en la lucha contra las minas terrestres y su uso, así como para instar a todos los países no adheridos a que sean Parte, para poder avanzar en el objetivo de un mundo exento de minas en 2025. ICBL no va a escatimar esfuerzos para lograr un mundo libre de minas en 2025.

 

MARINES ESTADOUNIDENSES ENTRENAN AL EJÉRCITO MARROQUÍ EN REMOCIÓN DE MINAS

marinz

Foto: almassaepress.com

Desde finales del pasado mes de febrero -y durante un total de 5 semanas-, tropas de la Marina de Estados Unidos desarrollan un amplio plan de formación con soldados marroquíes sobre técnicas de remoción de minas terrestres. Este entrenamiento, que tiene lugar en la base aérea de Kenitra, forma parte de las operaciones incluidas en el Plan de Acción contra las Minas en Marruecos, en el que Estados Unidos contribuye principalmente en el área de formación en desminado humanitario.

Según un informe publicado en la web de la Marina de Estados Unidos, esta acción formativa se ha coordinado entre la Embajada de Estados Unidos en Rabat y el Estado Mayor del Real Ejército de Marruecos, a través de la Inspección General de las Fuerzas Armadas marroquíes. Con ella, se pretende formar a soldados marroquíes para dotarles de herramientas y habilidades en las diferentes técnicas de remoción de minas, así como mejorar sus capacidades militares en las zonas contaminadas, con el fin de dar continuidad a las labores que los cuerpos de desminado del Ejército marroquí realizan desde hace años en colaboración con la MINURSO.

Como complemento a esta acción formativa, los Estados Unidos han desplazado a Marruecos a dos agentes de policía de California especializados en educación sobre los riesgos de las minas terrestres, con el fin de fortalecer las capacidades de las instituciones marroquíes en el diseño y la aplicación de programas de sensibilización social.

El citado informe de la Marina estadounidense refleja que el Ejército marroquí cuenta (hasta finales de 2008) con más de 2.000 víctimas por accidentes de minas terrestres y que, desde 1975, se han computado más de 500 muertos. También señala que, en 2009, se habían completado las labores de limpieza en un total de 561 km2, que se catalogan ya como territorio seguro libre de minas, tras la eliminación de 482 minas y 22.000 restos explosivos de guerra de otras características.

Según el Informe Monitor de Minas 2015, que desarrolla anualmente un seguimiento de los progresos de eliminación de las minas terrestres, municiones en racimo y otros restos explosivos de guerra en el mundo, la contaminación de Marruecos es el resultado del conflicto entre el Real Ejército de Marruecos (RMA) y el Frente Polisario sobre el Sáhara Occidental y se concentra -aunque no exclusivamente- en ese territorio al Oeste del Muro, que permanece bajo control marroquí. Marruecos informó a esta entidad dependiente de las Naciones Unidas que el área contaminada puede alcanzar los 120.000 km2. En 2013, registró los campos de minas que había establecido, así como comunicó oficialmente que se habían reducido las áreas identificadas de alto riesgo a 10 zonas concretas: Bir Anzarane, Douiek, Gerret Auchfaght, Gor Lbard, Gor Zalagat, Hagounia, Idiriya, Imlili, Itgui, y Tarf Mhkinza.  El área de Glibat Jadiane ya no se incluyó en la lista de las zonas minadas.

FB_IMG_1457732844268

Último accidente de mina ocurrido en la zona Oeste del Muro, que causó la primera víctima de 2016

Marruecos inició las labores de desminado en el Sahara Occidental en 2007, a raíz de un aumento en el número de incidentes registrados, ya que 7 de cada 10 víctimas que se computan en el Sahara Occidental se producen en la zona Oeste del Muro. Aunque el número total de víctimas de minas y otros restos explosivos de guerra (REG) no se conoce, Marruecos ha informado de un total de 2.558 víctimas de minas, 832 fallecidos y 1.726 heridos, de 1975 a finales de 2013. El 88% de las víctimas declaradas son miembros de las Fuerzas Armadas marroquíes. Entre enero de 2014 y marzo de 2016, Dales Voz a Las Víctimas ha registrado un total 28 víctimas (7 víctimas) en el Sahara Occidental controlado por Marruecos y otras 10 (1 fallecido), todas civiles, en accidentes ocurridos al Sur de Marruecos.

El Informe Monitor 2015 refleja que el Ejército marroquí desarrolla las labores de limpieza de forma manual, con un total de 10.000 desminadores empleados declarados, de los cuales sólo 400 disponen de equipos y detectores especializados para el desarrollo efectivo de sus funciones. El Secretario General de la ONU informó al Consejo de Seguridad en su último informe el año pasado que, entre abril de 2014 y marzo de 2015, Marruecos limpió casi 223 km2 del territorio, completando un área descontaminada total desde 2007 de 3.928 km2.

http://www.almassaepress.com/%D8%A7%D9%84%D9%85%D8%A7%D8%B1%D9%8A%D9%86%D8%B2-%D8%A7%D9%84%D8%A3%D9%85%D8%B1%D9%8A%D9%83%D9%8A-%D8%A8%D8%A7%D9%84%D9%85%D8%BA%D8%B1%D8%A8-%D9%84%D8%AA%D8%AF%D8%B1%D9%8A%D8%A8-%D8%A7%D9%84%D8%AC/

 

 

PRIMER MUERTO DE 2016 POR EXPLOSIÓN DE MINA EN EL SAHARA OCCIDENTAL

FB_IMG_1457732844268

Jalifa Uld Ali Uld Mohamed Uld Jer, de 56 años y padre de 6 hijos, abre la trágica estadística de fallecidos en explosiones de minas en el Sahara Occidental en 2016. Tres accidentes ya, con 9 víctimas, una de ellas mortal. Era pastor saharaui y salió a las 11 de la mañana de su casa para ir a recoger su rebaño, a las afueras de la ciudad de Smara, en la zona Oeste del muro marroquí en el Sahara Occidental controlada por Marruecos. Viernes, 11 de marzo, un día normal hasta que su vehículo pisó una mina. Regresaba a casa y circulaba por un camino del desierto a 40 km al Oeste de Smara, en la zona llamada Sakan, en dirección a la ciudad, situada muy próxima al muro, en un área de alta contaminación por minas abandonadas de la guerra, donde se producen la mayoría de los accidentes de minas en esa parte del muro.

Los especialistas en investigación de incidentes de minas apuntan a que, a la vista del estado en que quedó el vehículo, se trata de una mina anti-carro y que el peso del motor del vehículo accionó el detonador por presión, reventando la parte delantera. Jalifa era el único ocupante del vehículo 4×4 y sufrió graves lesiones y amputaciones que le causaron la muerte prácticamente en el acto. Fue trasladado a la morgue del Hospital Regional de Smara, donde se certificó su fallecimiento por esta causa.

Este accidente mortal se suma a los ocurridos el 18 de enero en Mahbes y el 16 de febrero en El Aaiún, todos en la zona Oeste del muro controlada por Marruecos, en la que se produjeron un total de 8 heridos de diversa consideración.

Desde Dales Voz a Las Víctimas hacemos llegar nuestras condolencias a la familia del fallecido e insistimos, una vez más, en la necesidad de coordinar la acción contra las minas en la línea de lograr la adhesión de Marruecos a los tratados internacionales, a fin de proceder a implementar programas específicos de descontaminación y remoción de minas que terminen con esta lacra que amenaza permanentemente a la población. Se cumplen 25 años del Alto el fuego… Ya es tiempo de adoptar medidas para salvaguardar la integridad de las personas, de todas, porque las minas permanecen activas, no distinguen entre tiempos de paz o tiempos de guerra, ni discriminan a sus víctimas por nacionalidades, sexos, edades ni religiones. Ojalá Jalifa Uld Ali Uld Mohamed Uld Jer fuera el primero y el último fallecido en 2016.

Fotos © Smara News

ALERTA DE SEGURIDAD EN EL AAIÚN POR EL HALLAZGO DE UNA BOMBA DE LA GUERRA SIN EXPLOTAR

received_568634839958577

Tan sólo unos días después de la explosión de un artefacto de guerra sin identificar en El Aaiún (Sahara Occidental), que causó cinco heridos, el pasado 24 de febrero se produjo en la zona Este de la ciudad una nueva situación de alarma, al hallarse en la acera una bomba de la guerra sin explotar, a poca distancia de una escuela infantil.

Según detallan los testigos, un hombre que se dedica a recuperar objetos usados para la reventa, encontró el artefacto y lo colocó en la calle para que se viera, obviamente desconociendo el grave riesgo que entrañaba su acción.

received_568634836625244

Los vecinos llamaron de inmediato a la Policía, que se personó en el lugar con una brigada de expertos artificieros militares. Tras decretar la alerta de seguridad, los especialistas comprobaron que la munición no tenía carga explosiva.

Un nuevo episodio que quedó en un susto, aunque pone de manifiesto la necesidad de sensibilizar a la población del Sahara Occidental con respecto a los restos explosivos de guerra abandonados, así como la urgencia de desarrollar programas de educacion sobre sus riesgos.

6 JÓVENES HERIDOS EN EL AAIÚN AL ESTALLAR UN ARTEFACTO EXPLOSIVO DE GUERRA

received_565556400266421A las 22 horas del 16 de febrero de 2016 se produjo una gran deflagración en carretera de la entrada sureste de la ciudad de El Aaiún, en el Sahara Occidental, en la Avenida Smara. Seis jóvenes trasladaban un artefacto explosivo desconocido que habían hallado abandonado durante un paseo con sus bicicletas. Sin valorar el riesgo, lo llevaban a la ciudad como un trofeo, pues lo habitual es que la población civil desconozca por completo el peligro de manipular restos explosivos de guerra (REG) y que los consideren a priori inofensivos, cuando en realidad son artefactos muy inestables, frágiles, que permanecen activos y, a veces, se detonan sólo con tocarlos.

Las informaciones son aún contradictorias, pero al parecer, los chicos dejaron las bicicletas y trasladaban el dispositivo caminando hasta que decidieron ponerlo en el suelo. Allí lo manipularon e intentaron abrirlo lanzándole piedras.

received_565569583598436

Lugar exacto de la explosión

Los seis jóvenes, de los que no han trascendido detalles personales, se vieron sorprendidos por la explosión, que causó severas lesiones en la cara y los pies a dos de ellos y heridas de diversa consideración a sus cuatro acompañantes. Las fuerzas de seguridad y emergencias, acordonaron la zona y atendieron a los jóvenes heridos, que fueron evacuados inmediatamente al hospital Mulay El Hassan Ben El Mehdi del Aaiún.

IMG-20160217-WA0000

Dos de los heridos, hoy en el hospital

Aunque todos permanecen ingresados, sólo dos de ellos permanecen con pronóstico reservado, mientras los demás están en observación. De hecho, a dos de los heridos se les ha podido ver en el hospital, recuperados de sus heridas y tranquilizando a familiares y demás interesados, ya que se habían alarmado al conocer la noticia -que se difundió sin contrastar- de que en la explosión resultó muerto uno de los jóvenes

Poco tiempo después de la explosión, alguien relataba en un vídeo grabado con un móvil en el lugar de la explosión que los jóvenes «encontraron una mina, la llevaban a la ciudad y se les cayó, momento en que explotó».

Inicialmente, se barajaba la posibilidad de que se tratara de un artefacto de fabricación casera, tipo coctel molotov, si bien por las características de la explosión y las lesiones producidas en los jóvenes, los efectivos especializados de cuerpos militares y policiales marroquíes inclinaron la investigación hacia que, efectivamente, podría tratarse de una mina anti-persona u otro tipo de REG lo que causara el accidente.

Cabe señalar que «REG» es un término que se emplea para designar una amplia gama de artefactos explosivos que quedan abandonados en una zona tras un conflicto bélico. Son letales y amenazan permanentemente con herir, mutilar o matar a la población civil. Como REG se incluyen, además de las minas terrestres y las bombas en racimo, todos los proyectiles de artillería, granadas de mortero y las sub-municiones. El uso de éstas últimas en una guerra es lícito, si bien su funcionamiento no va en consonancia con su finalidad, dado que se usan para atacar objetivos compactos (por ejemplo, tanques o vehículos acorazados) pero es muy frecuente que caigan sobre elementos blandos, como arena o barro, y no exploten en el momento. Terminada la contienda, allí quedan, convirtiéndose en amenazas especialmente peligrosas para los menores, ya que les resultan extremadamente llamativas por sus atractivas formas y colores, aunque, sobre todo, por ser «tesoros» que descubren y que despiertan su curiosidad, sin percatarse ni tener la más mínima noción del potencial riesgo de manipularlO.

La existencia del Tratado Internacional de Prohibición de Minas Terrestres y de la Convención de Municiones en Racimo, han permitido un gran avance para reducir en el mundo el riesgo y las consecuencias de estas armas prohibidas -aunque se siguen usando- sobre la población civil. Por ello, es importante señalar que, en 2003, se produjo un gran un logro del Derecho Internacional Humanitario, al establecerse el Protocolo sobre REG, que fue el primer tratado multilateral en el que se contemplan ampliamente los problemas que plantean los REG y se desarrolla la responsabilidad de las partes en una contienda con respecto a la limpieza de estos artefactos explosivos en los territorios que, tras el término del conflicto, quedan bajo su control. A menudo, los países no disponen de capacidad ni medios para proceder a la remoción de los REG y el resultado son, a la larga, muchos muertos y heridos civiles.

received_565556480266413

El herido más grave, siendo evacuado

El Protocolo establece medidas de responsabilidad para proteger a la población civil, que abarcan desde la necesidad de crear registros sobre el armamento empleado y las zonas de incidencia; compartir información entre las partes y con los organismos internacionales especializados en limpieza de REG; desarrollo de programas preventivos de sensibilización de la población (Educación en Riesgo) sobre los peligros y consecuencias de los REG; y asistencia a las víctimas. Es por ello que, desde Dales Voz a Las Víctimas hacemos un llamamiento a los Gobiernos y a la sociedad civil implicada en el conflicto del Sahara Occidental para que se establezcan y se desarrollen, como primera medida preventiva de nuevos accidentes, programas efectivos de concienciación social, para que sucesos como el ocurrido anoche en El Aaiún se eviten simplemente porque las potenciales víctimas tienen herramientas suficientes para poder valorar el riesgo que entraña un artefacto desconocido que puede ser munición de guerra.

Desde este blog, donde tratamos de generar más conciencia a través del conocimiento de los peligros y consecuencias de las minas y otros REG, enviamos nuestros deseos de pronta recuperación a las víctimas y a sus familias, así como instamos a las autoridades a atender con prontitud las consecuencias físicas y psicológicas que pudieran derivarse en ellos tras este lamentable episodio.

Otras Imágenes del lugar del accidente:

Vídeo grabado en el lugar de la explosión: https://youtu.be/HKsQWOnuv1g

 

 

37 CIVILES MUERTOS Y CIENTOS DE HERIDOS EN ATAQUES SIRIO-RUSOS CON BOMBAS EN RACIMO EN SIRIA

SIRIA 1

Huella de bomba de racimo en Damasco .© 2016 Firas Abdallah

 

La organización Human Right Watch ha denunciado ante la Convención de Municiones en Racimo (CMC)  que durante la operación militar conjunta sirio-rusa en Siria, entre el 26 de enero y 5 de febrero de 2016, se han utilizado estas armas prohibidas casi a diario. La CMC ha podido documentar 14 ataques con bombas de racimo en Alepo, Damasco, Idlib, Homs, Lafr Laha y Hama, entre otras ciudades sirias, en los que murieron al menos a 37 civiles -entre ellos 6 mujeres y 9 niños- y decenas resultaron heridos. Según HRW, el número de ataques y víctimas probablemente será mucho mayor.

Por su parte, la CMC ha condenado enérgicamente estos ataques y ha pedido a Rusia y a Siria que detengan el uso de bombas en racimo, así como ha instado a ambos países a adherirse a la Convención, ya que ninguno de los dos ha suscrito el Tratado de Prohibición de Municiones en Racimo. Estas armas están prohibidas internacionalmente debido al daño que representan para la población civil en el momento de uso y por las consecuencias de sus restos, específicamente por las sub-municiones sin estallar que suelen quedan abandonados tras los conflictos, constituyendo una seria amenaza para la población civil mucho tiempo después.

Desde principios de octubre de 2015, la Coalición contra las Municiones en Racimo ha solicitado en repetidas ocasiones a Rusia que no continúe utilizando bombas en racimo en Siria, así como ha manifestado su preocupación por el nuevo uso de un tipo avanzado de munición en racimo ruso en Siria. Fuentes gubernamentales desde Moscú han negado taxativamente estar empleando este tipo de armamento en su ofensiva militar en Siria, como apoyo al presidente Bashar al-Assad.

 

1 MUERTO Y 3 HERIDOS EN EXPLOSIÓN DE MINA EN MIJEK

Cuatro nuevas víctimas a sumar al cómputo del año 2015, que asciende a la trágica cifra de 39 en total en todo el Sahara Occidental. Se trata de los ocupantes de un vehículo 4×4, todo ellos beduinos saharauis que buscaban buenos pastos para sus rebaños. La explosión se produjo el pasado 24 de diciembre, a 83 km de la ciudad de Mijek, en la III Región Militar de los territorios liberados, en la zona Este del Muro Marroquí en el Sahara Occidental.

El coche pisó una mina, supuestamente anticarro o antitanque, y quedó destrozado por una fuerte explosión. El conductor falleció en el acto y los otros tres ocupantes sufrieron graves lesiones, sobre todo uno de ellos, que fue evacuado en estado crítico por fracturas múltiples en ambas piernas.

El accidente se produjo a escasos 3 kilómetros del muro, en una zona de seguridad que los nómadas suelen traspasar a pesar del riesgo, dado que allí se encuentran los mejores pastos. Esta circunstancia permitió la rápida intervención de los servicios de emergencia, que evacuaron a los heridos hasta el hospital más próximo, situado en la ciudad de Zouerat, en Mauritania.

Con estas 4 nuevas víctimas, ya son 18 las que se produjeron en 2015 en accidentes en la zona Este del Muro, con un balance de 8 muertos, 9 heridos graves y 1 herido leve.

Desde «Dales Voz a Las Víctimas» transmitimos nuestras condolencias a la familia del fallecido, así como deseamos una pronta recuperación a los heridos.

Fuente: mapnr

http://mapnr.blogspot.com.es/2015/01/blog-post_794.html?m=1