Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » 35 VÍCTIMAS EN EL SAHARA OCCIDENTAL EN 2015

35 VÍCTIMAS EN EL SAHARA OCCIDENTAL EN 2015

IMG_1151 (2)

© Joaquin Tornero

 

Hace unos días presentamos a International Campaign To Ban Landmines (ICBL) un detalle de los accidentes de minas ocurridos en el Sahara Occidental de los que «Dales Voz a Las Víctimas» ha informado en 2014 y 2015, a fin de que esta entidad pudiera contrastar nuestros datos y, en su caso, incorporarlos para completar y actualizar sus bases estadísticas, ya que, según se refleja en el último Informe Monitor de Minas (publicado el 26 de noviembre de 2015), sólo cuenta con referencias hasta finales de 2013. Unas cifras las de ese año que no sabe uno cómo tomarse, siendo como son diametralmente opuestas según de qué parte procedan, cosa fácilmente comprobable a poco que se eche un vistazo al Informe Monitor de Minas.

Por un lado, en el apartado correspondiente Sahara Occidental se cita como fuente a la Asociación Saharaui de Víctimas de Minas (ASAVIM), que informa que en 2013 se produjeron un total de 23 víctimas, 19 de ellas en la zona Oeste del muro marroquí. Por otro lado, el Informe relativo al reino alauita refleja que, según la información facilitada por las autoridades marroquíes, no se registraron accidentes en el país, que incluye el territorio del Sahara Occidental, aunque el Informe Monitor matiza que esa zona del Sahara Occidental está «controlada por Marruecos». 19 a 0… Gana por goleada la manipulación bilateral y se impone una reflexión profunda.

Lo primero que llama poderosamente la atención es que no se facilite dato alguno posterior a 2013, por ninguna de las dos partes. Peor aún es que no aporte información ni la propia Misión de la ONU para el Referéndum en el Sahara Occidental (MINURSO), que sí tiene competencias específicas en este ámbito de la acción contra las minas. Es cierto que es prácticamente imposible registrar el 100% de los accidentes que se pueden producir en un territorio tan vasto y desértico como es el Sahara Occidental, pero los que sí se conocen, los que dejan tras de sí víctimas con nombres y apellidos, familias y vidas rotas, sí que deberían computarse e informarse conveniente y puntualmente, aunque ello suponga tener que reconocer que cada una de esas víctimas es una confirmación irrefutable de la irresponsable acción contra las minas que se está llevando a cabo en este territorio.

En segundo lugar, en este último Informe Monitor de Minas es ASAVIM quien aporta los datos relativos a la zona Oeste del Muro, cuestión que resulta sorprendente, por cuanto no se encuentra dentro de su radio de acción ni es un ámbito de su competencia. La información proveniente de esa parte del territorio siempre ha sido proporcionada por el Ejército Marroquí, que es quien se ocupa del desminado y de las zonas de protección, así como de la evacuación y atención de víctimas, junto con la MINURSO. Así está establecido y así se recoge en los informes que la misión de cascos azules en el Sahara Occidental entrega anualmente al Secretario General de la ONU para su correspondiente informe al Consejo de Seguridad. Y no lo decimos tanto por los datos en sí, que de alguna parte habrá sacado ASAVIM que hubo 19 víctimas en la zona Oeste del Muro en 2013, sino porque como ahora parece liderar el registro de víctimas en todo el territorio del Sahara Occidental -así, como si el Muro no existiera ni la situación política impidiera en modo alguno esa posibilidad-, lo lógico sería que también esta asociación tomase las riendas la atención integral a las víctimas, puesto que esa es en definitiva su principal función.

En tercer lugar, los datos… Resulta insultante pretender que alguien se pueda creer esa información de que en 12 meses no se produjo ni un solo accidente en todo el territorio del Sahara Occidental al Oeste del Muro. ¿Qué hacemos entonces con los datos que figuran en el Informe de Ban Ki-moon sobre la situación del Sahara Occidental de marzo 2014, en el que se refleja que «el Real Ejército Marroquí informó de 12 accidentes en 2013, con 1 fallecido, 18 heridos y 3 ilesos»? ¿Acaso será que ASAVIM sí ha leído ese informe y por eso registra, con esos mismos datos, un cómputo de 19 víctimas en la zona Oeste del muro? Hay que reconocer que, en caso de ser así, la cosa tiene miga, porque en ese informe de Ban Ki-moon el Frente Polisario informó sólo de 2 nuevas víctimas en 2013, no las 4 que ahora ha comunicado ASAVIM para el Informe Monitor. Vamos, que ni la propia ONU tiene entre sus distintos organismos unos datos mínimamente fiables. ¿Es que a nadie se le ocurre contrastarlos?

Y aún podemos aderezar esta ensalada de datos contradictorios y manipulados con una salsa agria resultante del silencio del Centro de Coordinación de la MINURSO, que no informa del número de víctimas ni habilita registros con una mínima competencia, de manera que se puedan verificar los datos.

Veremos qué cifras computan para el siguiente informe del Secretario General de la ONU. Quizá les aporte algo de luz saber que «Dales Voz a Las Víctimas» ha informado públicamente de un total de 8 accidentes en 2014 (4 al Este del Muro, 3 al Oeste y 1 en el Sur de Marruecos) y de 11 en 2015 (6 al Este del Muro, 3 al Oeste y 2 en el Sur de Marruecos), con 21 y 35 víctimas respectivamente. En dos años hemos publicado información sobre 27 víctimas en territorios del Sahara Occidental controlados por el Frente Polisario (Este del Muro), 8 de ellos fallecidos; otras 19 víctimas en la zona bajo control marroquí (Oeste del Muro), con 6 fallecidos; y otras 10 víctimas más en el Sur de Marruecos, uno de ellos fallecido. Un drama inagotable, que genera todo un río de consecuencias a nivel familiar, social y económico, como para que no se compute como es debido. Y eso que, además, ni siquiera es exhaustivo el cómputo, porque muchas víctimas se presuponen como tales cuando se percatan de su ausencia en las concentraciones semestrales de pastores nómadas en los pozos…

Sinceramente, esperamos que el registro de víctimas se empiece a hacer de una manera eficiente, responsable y, sobre todo, transparente en su difusión, puesto que se trata de personas, con vidas y familias, algunas de las cuales, además, se arriesgan para evitar que se sigan produciendo accidentes. Sólo en 2015, un desminador alemán de Mine Tech International murió en Mehriz (Este del muro) a consecuencia de una explosión de mina ocurrida el 5 de julio, mientras que un sargento de la Unidad de Desminado del Ejército Marroquí resultó gravemente herido de gravedad en otro accidente, al pisar una mina antipersona en Bir Ganduz (Oeste del muro), el 4 de enero. Ojalá no se olvide más a las víctimas para seguir haciendo política.

© Elisa Pavón

Fotografías © Joaquin Tornero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: