Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » ¿CUÁNTAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS EN EL SAHARA OCCIDENTAL?

¿CUÁNTAS VÍCTIMAS SON NECESARIAS EN EL SAHARA OCCIDENTAL?

received_459048180917244

Foto: AMDH Smara

Las cuatro últimas víctimas por la explosión de una mina antitanque en el Sahara Occidental atestiguan que aún hay pendientes cuestiones de fondo de suma importancia que no se están teniendo en cuenta en las altas esferas políticas. Mientras la sangre de inocentes se derrama en el desierto con mucha más frecuencia de la que se refleja en las estadísticas, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, denuncia en su último informe al Consejo de Seguridad el pasado mes de Abril que “al 31 de marzo de 2015, siguen sin despejar 57 zonas afectadas por municiones en racimo y 41 campos de minas en el Sahara Occidental. Muchos están situados en zonas donde recientemente se ha registrado un aumento de las actividades civiles”, pero no hace mención alguna a la urgencia de descontaminar el territorio, ni a la necesidad imperiosa de activar protocolos dirigidos a que Marruecos asuma de una vez por todas su responsabilidad por haber usado minas terrestres en la guerra -como ya hizo el Frente Polisario al firmar el Geneva Call– y se adhiera al Tratado de Prohibición de Minas Terrestres y a la Convención de Municiones en Racimo, para que se puedan hacer efectivas en toda su extensión la multitud de herramientas previstas en dichos tratados para el desminado y la atención adecuada a las víctimas.

Es surrealista la situación. El Sahara Occidental está reconocido como uno de los 10 territorios más contaminados del mundo por minas terrestres y otros restos explosivos de guerra, con más de 7 millones de artefactos activos dispersos por el desierto, no sólo acotados en esos campos de minas que están delimitados y señalizados. La amenaza está desperdigada por todas partes, aunque existen zonas de mayor riesgo por haber sido foco de combates durante la contienda bélica o por estar próximas al Muro Marroquí en el Sahara Occidental, fuertemente protegido por minas y otros efectos armamentísticos. Por eso es lamentable ver cómo se da por asumido que, en sus Informes, el Secretario General de la ONU se refiera al muro con total naturalidad como  “la berma, zona de amortiguación que delimita el área para el mantenimiento de los acuerdos del Alto el Fuego”, sin que haga alusión alguna al impacto y a las consecuencias que genera su existencia, así como que se ignore absolutamente la mayor tragedia derivada del uso de minas terrestres por ambos bandos durante la guerra: Las Víctimas, cuyo número aumenta inexorablemente. Pero vamos a ver… ¿Cuántas personas más tienen que morir para que haya una reacción lógica ante esta situación?

Impresionante detalle del vehículo tras la explosión. Foto: AMDH Smara

Impresionante detalle del vehículo tras la explosión.
Foto: AMDH Smara

El pasado 1 de mayo se produjo la última explosión conocida en los territorios ocupados del Sahara Occidental. Cuatro nuevas víctimas, todas ellas miembros de una misma familia. Con ellas, en lo que va de año ya se eleva a 19 la cifra total de víctimas a ambos lados del muro, 5 de ellas fallecidas. No se computa el último accidente registrado en Mehriz, en los territorios liberados, el pasado 26 de marzo, que causó la muerte a 3 soldados del ejército del Frente Polisario y heridas graves a otros dos, porque no fue una mina como se dijo, sino “un error humano” en la colocación de una bomba para unas maniobras con munición real, que fue instalada al revés y la explosión generó una onda expansiva que les alcanzó de pleno, según reconoció uno de los supervivientes ingresado en el hospital de Tindouf (Argelia).

Esta vez las víctimas son un matrimonio de saharauis y dos de sus hijos, que viajaban de vuelta a su casa por la zona de Skikima, a 75 km al Este de la ciudad de Smara, cuando su vehículo pisó una mina antitanque. Es un milagro, de verdad, a la vista de la imagen terrible de cómo quedó tras la explosión, destrozado en mitad de la nada.

received_459044657584263

Foto: Futuro Saharaui

La provincia de Smara es una zona muy contaminada de minas terrestres y otros artefactos explosivos y son frecuentes los accidentes, que se han producido incluso en áreas donde no se tenía constancia de la existencia de minas. Pero el desierto está vivo y el agua, el viento y la erosión las desplaza de su ubicación original, centrada en los alrededores del primer tramo del muro -construido en 1982 por el ejército marroquí-, en una zona que fue también pleno campo de batalla.

Ali Eslima El Hossein en el hospital de El Aaiún. Foto: Futuro Saharaui

Ali Eslima El Hossein en el hospital de El Aaiún.
Foto: Futuro Saharaui

Ali Eslima El Hossein, que conducía el coche, y sus hijos Lala Ali Boutmit (de 15 años) y Essahel Ali Boutmit, de 13 años, salvaron sus vidas, a pesar de tener diferentes lesiones. Su esposa, Emhiyiba Ahmed Saleh, sufrió amputación completa de una pierna y se desangraba. Los servicios de emergencia nada pudieron hacer y falleció mientras era trasladada al hospital Ben El-Mehdi de El Aaiún, capital del Sahara Occidental, junto con Ali y Essahel, quienes presentaban las lesiones de mayor envergadura. Lala, la hija menor del matrimonio, fue trasladada al hospital de Smara, ciudad donde viven sus otros dos hermanos.

Essahel Ali Boutmit, 13 años. Foto: Futuro Saharaui

Essahel Ali Boutmit, 13 años.
Foto: Futuro Saharaui

Fuentes del hospital Ben El-Mehdi confirmaron ayer que los dos heridos (padre e hijo) habían sido trasladados a Marrakech por  la gravedad de las heridas que presentaba el menor Essahel, con un traumatismo craneoencefálico severo. Su padre y hermana evolucionan favorablemente de sus lesiones, que no revisten gravedad.

Miembros de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) de la sede de Smara se desplazaron hasta el lugar del accidente para documentar la tragedia. Han querido elevar también la voz respecto a la necesidad de parar esta sangría de accidentes y vidas rotas, pidiendo a través de los medios de comunicación marroquíes y saharauis una acción conjunta y determinante para desminar inmediatamente el territorio y salvaguardar la vida de las poblaciones y sus animales, que son también fuente de riqueza y medio de vida de muchos pastores.

Muchos frentes de índole política y social quedan al descubierto con cada explosión. Demasiadas preguntas sin respuesta y todo un campo abonado para el lanzamiento de acusaciones mutuas que no sirven más que para desviar el punto de atención, que no es otro que la necesidad de dirigir los esfuerzos hacia esa firma de los tratados internacionales por parte de Marruecos, que permita poner coto a tanta tragedia.

Desde Dales Voz a Las Víctimas expresamos nuestras condolencias a la familia Ali, deseando una pronta y total recuperación a todos los heridos y el eterno descanso en paz para la fallecida.

© Elisa Pavón

Fotografías: Futuro Saharaui y AMDH

Anuncios

2 comentarios

  1. […] Dales Voz a las Víctimas // Por Elisa Pavón / Fotos: Futuro Saharaui y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: