Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » LA FUERZA DE UN «CONTIGO»

LA FUERZA DE UN «CONTIGO»

cartel Dales tu fuerza (10)Pocas veces tengo los pies en el suelo, porque paso la vida soñando con otros mundos donde, simplemente, me siento mejor, más llena o más útil. Soñar es gratis y el «no» lo tengo asegurado si no lucho con la bandera de un «sí puedo». Así que… ¡Qué importa si sueño!

Hoy me dio por pensar en ese pasillo donde está pintada en la pared la frase «Sin las mujeres, los Derechos no son Humanos». Allí, en la sede de la Unión Nacional de Mujeres Saharauis en el campamento de refugiados de Bojador, uno de los cinco que hay cerca de Tindouf (Argelia), imagino colocado el tapiz de la campaña DALES TU FUERZA. Se me antoja colorido, profundo y motivador. Quiero imaginarlas leyendo mensajes, esos que cada una interpretará a la conveniencia de su estado de ánimo, del momento y del color que elija, pero que ojalá la hará sonreír. Si esos mensajes pintados, bordados, cosidos, escritos o dibujados pudieran transmitir también la ilusión con que se han hecho, individual y colectivamente, ya sería un sueño perfecto el mío.

Como cuando te despiertas por la mañana con un «buenos días» y una rosa. Que ese tapiz sea su buenos días, a diario con diferente contenido y distinto color de rosa. Un tampolín con lupa para agrandar las alas de la resistencia y siempre una buena compañía para cuando el ánimo decae y las fuerzas flaquean o para cuando sientan que ya no pueden más, porque dos manos no les bastan para tanta carga de sufrimiento. Las veo pasar, una a una. Víctimas directas o indirectas de las minas, con otras mujeres que las acompañan, las que a veces las olvidan, las que las sienten, las que las entienden y las que no. A todas, porque aquí sí que todos los sentimiento son absolutos.

Si una se siente sola, ojalá hallará en el tapiz una mano amiga; para la madre que necesita descargar su impotencia, que encuentre un hombro dispuesto; para la esposa que enfrenta viuda una nueva vida, que enjugue lágrimas y reconforte su tristeza con el calor de palabras que abrazan cuando más se necesitan. Ese es el secreto de DALES TU FUERZA, que ellas nos sientan a su lado, y no sólo en el grito solidario contra ese muro marroquí artífice de tanto sufrimiento y contra esas minas malditas y cobardes asesinas, sino en ese «no estás sola porque no te dejamos sola». Quisiera saber cómo se escribe «contigo» en árabe, porque ese será precisamente mi tercer mensaje para ese tapiz, escrito para cada una de ellas, porque me gusta imaginar que lo sentirán así.

Igual tú también sueñas como yo y quieres compartirlo. Pues díselo, que la campaña DALES TU FUERZA está abierta para repartir indiscriminadamente solidaridad, estímulos positivos y reconfortantes gestos y palabras de aliento, justo lo que ellas más necesitan cuando la vida aprieta.  Todos somos, de una manera u otra, víctimas de algo o alguien. Ellas más, no lo olvides y, si te sale de dentro, ¡DALES TU FUERZA!

© Elisa Pavón

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: