Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » MUROS DE LA VERGÜENZA: SI CAYÓ EL DE BERLÍN…

MUROS DE LA VERGÜENZA: SI CAYÓ EL DE BERLÍN…

FFFFFFFFFFFF648809_nHace 25 años cayó el Muro de Berlín, apodado Muro de la Vergüenza por parte de la opinión pública occidental. Los ciudadanos berlineses, con picos y martillos, comenzaron aquella noche la destrucción del muro que dividió las dos alemanias desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989 y separó la zona de la ciudad de Berlín bajo control de la República Federal Alemana de la parte controlada por la República Democrática Alemana. Fue uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría y el artífice físico de la Separación de Alemania. De él, hoy queda la galería de arte al aire libre de mayor longitud y duración del mundo, la East Side Gallery, en la que sobre 1.316 metros de la cara este del muro se plasman 103 murales de artistas de todo el mundo que rindieron así un homenaje a la libertad y documentaron para la Historia la euforia de un pueblo reunido al fin y la esperanza por un mundo mejor.

Pero desde antes de la caída del Muro de Berlín, existe otro Muro de la Vergüenza, 61 veces más largo que el alemán y que ha causado miles de víctimas desde que se empezara a construir en 1980.Es el Muro Marroquí en el Sáhara Occidental. Siete años le hicieron falta al ejército marroquí para levantar un muro en 6 tramos, que dividen el territorio saharaui de Norte a Sur y, desde la berma, de Este a Oeste en la zona ocupada por Marruecos. Toneladas de arena y piedra, que levantan paredes de 2 y 3 metros a lo largo del territorio saharaui, estratégicamente delineado para aprovechar las zonas más elevadas, cortar los cauces de los ríos y bloquear los pozos de agua de la zona bajo control del Frente Polisario. Protegido por sofisticada tecnología militar, el Muro Marroquí despliega a 160.000 soldados, 326 refugios sólidos marroquíes -uno cada 5 km-, que albergan un punto de observación y acuartelamientos de soldados de infantería, con vehículos y armamento de última generación, todo ello con un sistema de vigilancia a lo largo de todo el muro, que incluye desde sencillos sistemas de alarma hasta radares que pueden detectar el movimiento en un radio de hasta 80 kilómetros. Dicen que mantener este dispositivo «de seguridad» le cuesta a las arcas marroquíes alrededor de 2 millones de euros diarios.

En las paredes de este Muro de la Vergüenza no se pueden pintar graffitis ni reivindicaciones como en el de Berlín, porque está rodeado por casi 10 millones de minas terrestres y otros restos explosivos de guerra, que configuran un mapa demoledor para el Pueblo Saharaui, porque constituye en sí mismo un elemento físico maléfico que representa la bota marroquí opresora sobre los saharauis. Su sombra es amplia y se extiende a ambos lados con trenzas de sangre, muerte y derechos humanos del pueblo saharaui aplastados. Es un crimen contra la humanidad, oculto, silencioso, que crece porque los marroquíes prolongan su longitud año tras año. Y deja huellas imborrables en las vidas que siempre rompe, pero pocas veces mata. Las víctimas siempre son y serán la peor de las consecuencias y también, las más olvidadas.

La celebración de los 25 años de aquel histórico día renueva la esperanza de cuantos luchamos por el desmantelamiento del Muro Marroquí en el Sáhara Occidental, porque es una excelente oportunidad para aprovechar sinergias y luchar de la mano de un histórico triunfo de la Justicia para obtenerla para el pueblo saharaui.

© Elisa Pavón

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: