Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » PRESENTE Y FUTURO DE LAS PRÓTESIS PARA LAS VÍCTIMAS EN LOS CAMPAMENTOS DE REFUGIADOS SAHARAUIS

PRESENTE Y FUTURO DE LAS PRÓTESIS PARA LAS VÍCTIMAS EN LOS CAMPAMENTOS DE REFUGIADOS SAHARAUIS

Taller de fabricación de prótesis artesanales en el Centro Mártir Cheriff

Taller de fabricación de prótesis artesanales en el Centro Mártir Cheriff

Las víctimas me enseñan de mil formas distintas que son capaces de convertir su dolor e impotencia en garra para superarse a sí mismos y salir adelante. Que sean ellos mismos quienes fabrican las prótesis que necesitan los que resultan amputados en accidentes de minas, es prueba irrefutable de ello. Quería contarlo, y creo que la mejor forma de expresar lo que eso significa semejante esfuerzo es llevaros de la mano de nuestros protagonistas, otra vez. Estando en el campamento de El Aaiún, Sidi Budi Bibi me lo explicó alto y claro. Su caso es el colmo de la mala suerte, aunque asegura que siendo musulmán acepto y sé que esto era mi destino y tengo fe en Dios. Desde entonces, aprendí que la dificultad de adaptarse a las nuevas circunstancias depende de la confianza que tenga cada uno en sí mismo. Era octubre de 1980. La guerra contra Marruecos por la defensa de la libertad del Sáhara Occidental estaba en pleno apogeo, el muro marroquí divisor tenía ya sus primeros cimientos en pie y Sidi viajaba con tres miembros de su familia para visitar a otros familiares, en un intento más de tener noticias sobre su paradero y estado. Circulaban por la V Región Militar cuando su coche explotó sobre una mina anti-tanque.

Sidi Budi Bibi, superviviente de doble mina

Sidi Budi Bibi, superviviente de doble mina

En cuestión de segundos, el cuerpo de Sidi volaba por los aires y salía despedido del coche con suma violencia. Cayó a tierra como un saco y aterrizó sobre una mina anti-persona. La segunda fue peor que la primera para él, pues arrancó de cuajo parte de su pierna derecha por debajo de la rodilla y le desprendió el ojo. Quedó inconsciente, por lo que tardó en saber que el resto de su familia había resultado herida, pero no de gravedad. Los cuatro pasaron en pleno desierto toda la tarde y aquella interminable noche, hasta que una patrulla militar de reconocimiento del Frente Polisario les localizó.

Ahora sonríe y agradece el regalo de seguir vivo. Me contaba que su artesanal y rudimentaria prótesis es lo mejor que me ha pasado, porque puedo desplazarme y las hacemos con nuestras propias manos, adaptadas individualmente a lo que cada uno necesita. Ahí radica el secreto, en que con un pedazo de madera o plástico tallado con arte y buen hacer, las propias víctimas regalan autonomía y autoestima personal a otras víctimas, mejorando así su calidad de vida. La mayor complicación es el ajuste de la prótesis, que provoca heridas y laceraciones, pero soportables a todas luces cuando uno pone en la balanza todo lo positivo que tiene poder caminar. No me quejo, soy afortunado, dice con sonrisa cómplice Sidi. Gran tipo y enorme ejemplo.

Desde 2008, el Centro Mártir Cheriff, único que existe en el Sahara Occidental de atención a víctimas y a grandes dependientes heridos de guerra, alberga dos contenedores donados por el Comisionado Internacional de la Cruz Roja (CIRC), en uno de los cuales se montó un rudimentario taller de fabricación de prótesis.

file000071Es ya muy grave el déficit de oportunidades laborales en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf (Argelia), pero para los supervivientes de accidentes por restos explosivos de guerra, la limitación es aún mayor. Familias enteras quedan sin sustento y ello genera a su vez un deterioro progresivo -y, a veces, hasta irreversible- del ánimo de las víctimas, porque cuentan con escasas opciones de atención psicológica y tratamientos específicos, debido a la débil estructura médica que se ha podido implementar para ellos. Por ello, este taller abrió una expectativa laboral para víctimas residentes en el centro y suponía también la creación de una fábrica de esperanzas para otras muchas víctimas, que ponían y siguen poniendo en ese pequeño taller de prótesis su ilusión de futuro.

file000068En este contenedor desprovisto de tecnologías, varias víctimas aplican lo aprendido en aquel curso de iniciación que les dieron unos fisioterapeutas de la Cruz Roja Internacional hace años. Y van mejorándose, porque hay con relativa asiduidad talleres formativos realizados por organizaciones solidarias españolas, que implementan nuevos desarrollos para optimizar los escasos recursos. Nadie sabe mejor que ellos cómo fabricar una prótesis que resista las condiciones del desierto, que resulte fácil de utilizar y que realmente cubra la necesidad de cada paciente de acuerdo a su amputación, sin que genere complicaciones técnicas que luego no pueden solventarse por falta de piezas.

Por eso, hace unos días, viendo en las noticias que un niño hawaiano con una malformación congénita estrenaba una nueva prótesis de mano fabricada por impresión digital en 3D, eché mi imaginación a volar y pensaba cuánto bien haría poder aplicar esa tecnología a las necesidades de las víctimas saharauis de minas y restos explosivos de guerra con amputaciones en las extremidades superiores. Es que son prótesis versátiles, fáciles de usar y asequibles -antes costaban miles de dólares y ahora alcanza con un billete de 50- fabricadas con una nueva tecnología, la impresión digital 3D, que surge para convertir archivos 2 D en prototipos reales en 3D. Se extendió al uso en la fabricación de prótesis médicas, porque es una tecnología que permite adaptar cada pieza a las características exactas de cada paciente.

36329_62076_mano_584_778Todas las impresoras comparten como característica común que el objetivo se imprime capa a capa, de inferior a superior, siguiendo el modelo del archivo CAD previamente creado por ordenador. Inyectan fotopolímeros de base acrílica con diferentes propiedades físico-mecánicas como variedad de flexibilidades, elongación a rotura, resistencia y colores. Esa tecnología permite crear materiales digitales con propiedades a la carta, ya que el nivel de amputación es determinante para elegir la prótesis adecuada.

Si a ellos no les cuesta soñar con prótesis de madera artesanales, a nosotros tampoco nos cuesta emprender ahora un estudio para analizar la viabilidad de implementar esta tecnología en los campamentos de refugiados saharauis, para dar nuevas alternativas de futuro a muchas personas que tanto lo necesitan.

© Elisa Pavón

Fotografías © Joaquin Tornero © Ahmed Mohamed / DVALV

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: