Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » VIVIR Y CONTAR

VIVIR Y CONTAR

Ahamed Jatari

Ahamed Jatari

Hoy, Día Internacional de los Derechos Humanos, me voy a tomar la licencia de hablar por todos vosotros, por las víctimas saharauis de minas y demás restos explosivos de guerra, en un intento más de que se os escuche, de que vuestros mensajes lleguen donde tienen y a quienes tienen que llegar. Sí, desde luego que necesitaré ayuda para lograrlo, porque, para empezar, lo tienen que leer quienes después deben decidir si os apoyan en vuestra reivindicación o no.

Hay quienes entregan sus vidas por defender causas justas, anteponiendo los Derechos Humanos a cualquier otra convicción, porque la única que cuenta es esa, la propia Humanidad en esencia pura. Las personas que sufren por causa y efecto de la injusticia. Es precisamente hoy cuando, además, me siento aún más orgullosa de ser periodista, de tener vocación de contar realidades con el más absoluto convencimiento de que en la información veraz está la libertad. En la búsqueda de esa información que nadie cuenta, de esa que se oculta y de la que muchos prefieren permanecer al margen, se encontraban tres compañeros en Siria el pasado mes de septiembre cuando fueron, en dos momentos diferentes, secuestrados, al parecer, por grupos cercanos a Al-Qaeda: Marc Marginedas, Javier Espinosa y Ricardo García Vilanova. Los dos primeros están incluidos por la organización AOAV (Action On Armed Violence) en la lista de los cien periodistas de conflicto bélico más influyentes del planeta. Y están secuestrados. Desde el día 4 de septiembre, Marc. Desde el 16, Javier y Ricardo. Pero quedan otros 58 periodistas más, entre encarcelados, secuestrados y desaparecidos. No voy a olvidarme hoy tampoco de James Foley, que acaba de cumplir su primer año en cautiverio ante la impotencia de familiares y amigos. Tampoco dejaré pasar la oportunidad de recordar que, desde 2011, son ya 121 los compañeros periodistas que han muerto en Siria  por informarnos. Es por ellos y ellas, que se juegan el tipo en los conflictos por conseguir la información y documentarla convenientemente, por quienes vale la pena romper en el día de hoy cien mil lanzas pidiendo su libertad, porque, como otros muchos reporteros, son ellos los artífices de las pruebas que nos permiten conocer realidades, poder opinar y saber hacerlo, porque sólo ellos tienen raza para ir a los lugares de conflicto, vivirlos, empaparse de lo peor del ser humano y contarlo, siendo capaces, además, de encontrar la forma de defender los derechos pisoteados de las poblaciones civiles. En definitiva, nos informan con ese prisma humano del que adolece en general la sociedad mundial.

28Y es por eso que hoy creo que recojo también vuestra petición, esa que me habéis transmitido tantas veces, la que no se para en barras para agradecer a todas esas personas que dedican su tiempo, su esfuerzo y, a veces, hasta sus vidas a dar luz a vuestras historias y a la de otros tantos pueblos oprimidos que ven violados sus derechos fundamentales aplastados por olas de poder e intereses económicos. Habéis querido que llegara a todos y cada uno de los que os han conocido, se han acercado a vuestras tragedias personales y que han escrito ríos de tinta aquí y allá para contar que las minas son asesinas cobardes o que vosotros como personas, discapacitados y víctimas tenéis mil y un derechos que os corresponden. También como pueblo oprimido, dividido, exiliado, refugiado… Hoy debería ser un día grande, uno de esos en que todas las personas del mundo deberían dedicar un momento a pensar en los demás, sin egoísmos, sin prejuicios ni nada. Hoy es un día para darse por completo en la interminable lucha por la defensa de los Derechos Humanos de todas las personas del mundo que no los disfrutan, que ni saben que los tienen, ni qué significa tenerlos. Es un día para que todos lo aprendan y para reflexionar, porque hoy es el primer día del resto de tu vida. Por eso hoy, de nuevo, hago llegar hasta donde llegue vuestra voz pidiendo a gritos ser visibles como Pueblo Saharaui y como víctimas del Muro Marroquí en el Sáhara Occidental, que os divide como pueblo y territorio, que separa vuestras familias, que mutila vuestros cuerpos con sus minas, que le roba el agua a vuestros rebaños y que impide el acceso a vuestra propia tierra. Hoy debería ser un día grande para el mundo, pero no lo es… Aún vosotros y mis compañeros estáis privados de libertad.

© Elisa Pavón 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: