Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » MANIFESTACIÓN, PINTURA Y MÚSICA POR LA LIBERTAD

MANIFESTACIÓN, PINTURA Y MÚSICA POR LA LIBERTAD

1464775_10151748427388016_124561261_nEl pasado sábado se celebró la manifestación estatal por la libertad del Pueblo Saharaui en Madrid, convocada por la Plataforma Cívica Pro-Referéndum en el Sáhara y la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara. Muchas asociaciones, entidades de diversa índole y ciudadanos saharauis y españoles nos dimos cita allí para recordar al Gobierno español que no olvidamos la responsabilidad política y moral que aún pende sobre su cabeza, tras entregar a Marruecos y Mauritania el Sáhara Occidental, antigua colonia española, abandonando a su suerte a la población saharaui e incumpliendo la legalidad internacional en materia de descolonización. Estábamos allí porque 40 años bastan y tocaba que los ciudadanos españoles saliéramos a la calle a retar a nuestros políticos, haciéndoles ver que nosotros no somos ni queremos ser cómplices de esta injusticia irresponsable.

Dales Voz a Las Víctimas quiso estar también y sumarse con la voz de cuantos saharauis no pueden estar porque son heridos de guerra o mutilados por efecto de explosiones de minas terrestres o bombas de racimo. Son demasiados para que no se les tenga en cuenta en España, para que continúen siendo invisibles ante los ojos de los ciudadanos de a pie, que aún desconocen la existencia del Muro Marroquí en el Sáhara Occidental. En serio, no te sorprendas, es verdad. Es demasiado importante ya el elevado nivel de ostracismo que se cierne sobre esta cuestión, el silencio premeditado con que se oculta y se manipula la información. Es vergonzoso, simplemente, que como españoles no sepamos que la que fue nuestra provincia número 53 vive hoy en día dividida por un muro de la vergüenza de 2.740 km sembrado a ambos lados de millones de minas terrestres y otros artefactos explosivos de guerra activos. Que no sepamos que una parte de la población sufre el destierro, viviendo en campamentos de refugiados en el desierto más inhóspito del mundo, en Argelia, y la otra parte, bajo la ocupación ilegal marroquí, resistiendo una brutal represión que encadena libertades y ahoga los derechos humanos de los saharauis, ante la pasividad internacional, que limita su acción a una tenue protesta vacía de contenido formal y de denuncia expresa. Hay saharauis muriendo lentamente en cárceles, presos condenados a cadena perpetua en juicios ilegales, detenidos desaparecidos que, ahora, revelan atrocidades al hallarse las fosas comunes con sus cadáveres asesinados. Hechos todos ellos que demuestran, una vez más, que la Historia siempre tiene dos partes y que nunca se escuchan las dos.

1471235_10151752059133016_1691446063_nHechos que nos obligan a gritar también en la calle, a rebelarnos contra poderes establecidos que parece que pretendan que actuemos como autómatas. No, señores. Tenemos sentimientos, tenemos la razón y tenemos el derecho de ser escuchados. Porque ellos, el Pueblo Saharaui, no los tienes, se los han robado, como les expolian a diario sus recursos naturales en espera de que alguien convincente y con poder de facto decida que ya es más que suficiente y pegue un puñetazo sobre la mesa, que permita buscar con rapidez y eficacia una solución al conflicto. Sinceramente, me libera acudir a esa manifestación para gritar con tanta rabia que ya basta de tanta incongruencia, que quien quiere puede y que ya llegó la hora de actuar. No seré cómplice pasiva de la inacción continuada de los políticos españoles, desde poco antes de la muerte de Franco hasta hoy día, pasando uno por uno y sin excepción, por todos los gobiernos de la Democracia española.

Allí estuvo Dales Voz a Las Víctimas. Pocos, sin hacer ruido, pero sin pasar inadvertidos, que era de lo que se trataba. Lograr que la gente que nos miraba preguntara con curiosidad ¿víctimas de qué? y tener la opción de explicarles directamente. Es brutal ver la cara que ponían, porque no conocían el alcance de esta tragedia humana hasta acercarse un poco a la realidad de los saharauis -hombres, mujeres y niños- que han de vivir mutilados, a uno y otro lado del muro. Civiles en tiempos de paz que han visto rotas sus vidas y las de sus familias de la manera más cruel y que, además, han de reivindicar día a día sus derechos como saharauis y como víctimas, resistiendo con mayor empeño si cabe, con mayor valor, porque de sus vivencias salen lecciones aprendidas para evitar nuevos accidentes, más víctimas inocentes.  Y qué gran suerte la nuestra contar con amigos que también luchan por el mismo fin al lado del Pueblo Saharaui y al lado de las víctimas. Estaba con nosotros Maddi Ahmed, pintor saharaui que aquella misma tarde inauguraba una exposición de sus cuadros en Madrid. Él decía que con sus obras pretende transmitir esta realidad que denunciábamos en la calle, que ponía su arte al servicio de la causa para difundir la injusticia y clamar por la independencia del Sáhara Occidental. Apela a los sentimientos, apela a la cordura de las mentes de los ciudadanos, que son quienes deben interpretar lo que se desprende de estas pinturas que tanto encierran. Me encantaría que las personas que contemplen mis pinturas las escuchen, que extraigan lo que les cuentan, lo que les dice cada pincelada, porque en cada una deposito esperanzas de que nuestro sueño se cumpla, porque es de justicia, comentaba Maddi durante la inauguración.

1422758_10151750267178016_650886090_nEsas jaimas  que habitan de férrea tela, en la versión de colores cálidos, quizá augura un desierto bucólico, una imagen romántica de la hermosura de las puestas de Sol, de los amaneceres y de las espléndidas y estrelladas noches en la oscuridad. Pero en su versión en colores fríos denota la soledad, el sufrimiento, la añoranza por la patria y por la familia. Maddi transmite hasta dónde estés dispuesto a escuchar en sus pinturas, hasta donde tu predisposición a conocer la realidad te permita aceptar. Porque no es fácil, las verdades duelen. Esta, más, porque hay todo un pueblo en lucha desde hace 40 años y un colectivo de personas que sufren de modo especial las decisiones del destino. Aquellos a quienes un artefacto explosivo de guerra activo les arrancó sin contemplaciones partes de su cuerpo, de su alma, de sus sentidos, aunque nunca les podrá arrebatar un ápice siquiera de fuerza, porque la llevan dentro, porque de la impotencia hicieron garra y del dolor, coraje. Son las víctimas más olvidadas pero las más merecedoras de un ingente esfuerzo internacional por ayudar a su reinserción socio-laboral en un país libre.

Joaquin 2Por ellos y ellas escribió Yslem Hijo del Desierto la canción “Dales voz a las víctimas”, con la que abrió el concierto de clausura de la manifestación. Y ya lo dice él en la canción, por cada violación escribo letras de esperanza, y en ésta invita…

Somos los hijos del hoy

arreglando el ayer,

Hijos del desierto,

hoy querer es poder.

…..

© Elisa Pavón

Fotografías: Joaquín Tornero

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: