Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » LUCHAR POR SEGUIR SIENDO

LUCHAR POR SEGUIR SIENDO

15Cuando tenemos un accidente y, a consecuencia de las lesiones, vemos de repente limitados nuestros movimientos y nuestra autonomía personal, quizá es cuando mejor podemos intuir lo que ellos viven a diario. Cuando, por ejemplo, una escayola nos impide caminar, aunque nos apoyamos en muletas, nos sentimos frágiles, dependientes e impotentes. Detectamos las barreras arquitectónicas a nuestro paso con claridad meridiana, nos quejamos de torpeza y nos desesperamos… Imagina por un instante lo que supondría encontrarte de pronto sin una pierna, un pie, una mano, un brazo… Un dedo siquiera. El cuerpo humano es una máquina perfecta, seguramente, la más perfecta que existe, porque no la hemos inventado nosotros, así que incorpora también defectos de fábrica, a veces subsanables.

36Es por ello que aún me siento mucho más admirada por la tremenda fuerza interior de las víctimas saharauis de minas terrestres, bombas de racimo y otros artefactos explosivos que inundan el desierto a ambos lados del Muro Marroquí en el Sáhara Occidental. Si ya de por sí resulta terrible conocer sus vivencias, profundizar en sus experiencias vitales anteriores y posteriores a la explosión y ver cómo sus miradas denotan tantos sentimientos encontrados a la vez, ni os cuento lo que supone el hecho de visualizar y dimensionar el mundo que les queda alrededor, ese al que han de enfrentarse hasta en los más mínimos detalles en su vida cotidiana mermado su cuerpo, mutilado o amputado… Apreciarlo en justa medida hace que uno quede encadenado para siempre a intentar colaborar para disminuir hasta la mínima expresión su calvario y que, al mismo tiempo, valore mucho más cualquier esfuerzo dirigido a ese mismo fin.

Artefactos maligno cargados de odio, sembrados por manos militares en tiempos de guerra que perduran hasta bien entrados los tiempos de paz. Minas, bombas y municiones, olvidadas a propósito por cobardes y miserables que no respetan la vida humana. Explosivos que permanecen escondidos en la arena aguardando su momento, que se alzan en su posición desafiando tempestades y que se accionan de mil formas, con un desastroso desenlace. Clama al cielo la inacción ante la negativa de Marruecos a adherirse a los Tratados Internacionales de Prohibición de Minas Terrestres y Municiones en Racimo, hecho que permitiría que las entidades internacionales de limpieza de territorios y de desminado, así como las que obligan a la reparación de daños causados a las víctimas, pudieran emprender su labor en el Sahara Occidental dentro de los parámetros requeridos de seguridad, profesionalidad y eficacia.

25Es por ello que así, desde una insignificante experiencia personal, puede que resulte más fácil identificarse con las víctimas, aunque desde el prisma de realidad parcial que nunca dimensionará la situación como es debido. Y es que os quería contar hoy que pocas ayudas se agradecen tanto… Fijaos que no son más que lotes pequeños de productos de higiene básicos. Simples pastillas de jabón, champú, gel y, en el mejor de los casos, algún paquete de pañales. Para ellos y para ellas, las víctimas, es todo un mundo que les permite sentirse un poco más persona… Acceder a ellos, por fin, supone una gran victoria personal, un escalón más en la lucha por seguir siendo, un impulso más que les acompaña en la tarea diaria de mantenerse a flote en la vida, que, en su caso, se forja a base de espíritu, confianza, sacrificio y fe. Una a una, cada víctima, merece su recompensa, porque ese esfuerzo supino bien lo vale. Poco premio para tanta lucha sin atisbo de renuncia o de rendición.

Foto cedida por ASAVIM

Foto cedida por ASAVIM

Brahim Elfadel y Umljut Aliyen son dos de las víctimas que, en esta ocasión, han podido recibir los productos enviados solidariamente por las asociaciones ACAPS WILAYA y CASTELLDEFELS SAHARA, que repartió entre los seleccionados el responsable de Atención a las Víctimas de ASAVIM, Daha Bulahi. Quizá te cueste creerlo, a mí no. Son artículos que se aprecian como el oro, que se valoran y que se cuidan, porque los necesitan como el aire que respiran. Y sí merece ser noticia, porque lo es. Porque el hecho de que una persona no pueda atender siquiera su aseo personal denota el extremado grado de vulnerabilidad al que sobrevive. Las víctimas son por encima de todo PERSONAS, con mayúsculas, también máquinas que eran perfectas hasta que el destino las tornara dependientes. Su fuerza mental, su capacidad ingente de lucha y su sacrificio por el derecho de todos los saharauis a caminar por su territorio sin peligros, hacen aún más grande el valor de su sacrificio.

Foto cedida por ASAVIM

Foto cedida por ASAVIM

Esas pastillas de jabón contribuyen a llenar de ilusiones y de posibilidades nuevas sus corazones, porque generan a su vez sentimientos y sensaciones  que les unen a la sociedad, que les integra, que les acompaña de la mano en un proceso de reinserción necesario, vital. Y es ésta la parte importante, el hecho de que una acción solidaria contribuye no sólo a cubrir puntualmente una necesidad, sino que abarca mucho más. Abraza a las víctimas como personas que son, poniendo en sus manos pequeños tesoros que les sirven para cuidar la base de su salud, ya de por sí  pende de finos hilos. Allí donde apenas hay nada, cualquier poco de algo es mucho. Eso es lo que pasa en estos campamentos de refugiados saharauis, donde la supervivencia se hace cuesta arriba por cuanto se depende exclusivamente de la ayuda humanitaria. Para las víctimas, que ejercen de sobrevivientes en diferentes etapas y  niveles, la lucha es aún mayor, porque las secuelas físicas y psicológicas que sus accidentes son barreras que complican todavía más su devenir. Champú y gel que les suben la moral, porque voluntarios, cooperantes, asociaciones, el Pueblo Saharaui y demás amigos estamos ahí, pendientes, para hacerles llegar alto y claro que no están solos y que forman parte de esta sociedad. Es importante que lo sepan y que se sientan parte de ella. Sigamos, hay mucho camino por recorrer. Por ell@s y para ell@s, siempre.

© Elisa Pavón

Fotografías: Joaquin Tornero

Anuncios

2 comentarios

  1. Sidajamed Bulahi dice:

    Fantástico como siempre lo ha sido gracias Elisa gracias Joauin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: