Dales Voz a Las Víctimas

Inicio » Uncategorized » AMANECERES MINADOS SIN SONRISAS

AMANECERES MINADOS SIN SONRISAS

418641_10150985461348016_541645298_nMuro-minas-víctimas. Tres palabras e infinidad de mensajes en su interior. Me cuesta Dios y ayuda escribir sin temblar al recordar sus ojos. ¿Cómo explicaros? Chejmami no sonríe,como tampoco lo hacen otros muchos. Vida robada cuando apenas comenzaba a amanecer, a los 14 años, cuando queda todo por descubrir y todo por vivir. El destino le deparó en el camino aquella maldita mina antipersona, anclada al desierto aguardando un desliz del incauto saharaui confiado que pisa tierra libre. Manfoud tiene la mirada perdida, buscando esas respuestas que a un niño de 12 años no se le saben dar, porque sólo pueden utilizarse calificativos aplicables a las bestias, aunque ni ellas tienen la insensibilidad de ser capaces de emplear municiones en racimo para asesinar vilmente a sus congéneres.

Mohamed, con la amargura reciente del dolor, la impotencia y la rabia, es la soledad personificada. Vaga por la vida escondiendo su condición de haber resultado mutilado por una bomba de racimo con la que jugó ajeno al peligro. Zaina lidia contra un cáncer, mientras los pedazos de metralla de su cuerpo impiden acciones paliativas. Sonríe, ella sí, pero con lágrimas de sangre en los ojos, henchida de rabia. Miradas que desarman, palabras que se clavan y memorias que no se olvidan. Me revienta ver cómo les consume el arrepentimiento del no saber, el de la inconsciencia que se ampara en el desconocimiento. No es justo. Bastante debe tener uno con superar individualmente sus tragedias, con enfrentarse a una nueva y diferente vida como discapacitado siendo refugiado saharaui en el desierto argelino, como para tener que cargar al hombro la mochila de la culpa. Cheyaj, Fatimetu, Mariam, Daha, Maluma, Sidi….Basta, basta… Ellos y ellas no son los culpables, son las víctimas de una aberración consumada que goza del beneplácito del mundo que no mira más que propios intereses.

el rastro en la arenaMe preguntó Nana cómo supe de ellos, cómo me interesé por esta temática de muro-minas-víctimas que tanto me duele por dentro y por fuera. No hay nada como mirar con suma atención lo que nos rodea, para darnos cuenta de todo lo que nuestros propios ojos nos ocultan. Profunda frase de mi amigo Bachir, mencionada tiempo atrás, cuando yo aún escarbaba en las entrañas de los campamentos de refugiados saharauis, buscando responder a  mis preguntas existenciales sobre el conflicto político que aplasta lentamente un proceso de independencia al que tiene derecho el pueblo saharaui. Y así fue, le conté a Nana que miré con detenimiento, escuché  con atención y entendí que si hay un muro marroquí en el Sáhara Occidental que divide el territorio y al pueblo saharaui en dos, con sus 2.700 km y sus ingentes cantidades de minas terrestres, bombas de racimo y demás munición sin explotar… también habría víctimas. Y me pregunté dónde estaban.

Las busqué y las encontré en las fotos de mi compañero Joaquín Tornero. Mi primer contacto con esas miradas fue las que me crucé con las que él capturó con su cámara tiempo atrás. Y hoy, se lo debo. Le debo estar aquí, inmersa en esta lucha por la defensa de los derechos de las víctimas, comprometida hasta la médula con todas y cada una de ellas, porque fueron aquellas imágenes suyas de las víctimas del Centro Mártir Cheriff las que me impulsaron a querer entrar en esta dimensión, la de comprender, conocer y contar desde mi propia experiencia cómo son sus vidas y cómo se les puede ayudar. Juntos, unidos por la misma motivación y persiguiendo los mismos objetivos con un motor solidario impulsado al unísono, hemos llegado hasta aquí, hasta el más firme compromiso con tantos hombres y mujeres, niños y niñas saharauis que han resultado víctimas del infierno explosivo en que los marroquíes han convertido ambos lados del muro en el Sáhara Occidental.

Creo que ahora soy yo quien se encuentra en la fase de aceptación, esa en la que las víctimas han de enfrentar sus propios miedos para plantarle cara a la realidad sin rencores ni sed de venganza. Y digo que estoy ahora en esa fase, porque me acuerdo de Santiago Cruz y su canción “En tus zapatos”, cuando para presentarla decía que cree que todo se devuelve, que la vida sola se equilibra y que el blues debe cantar a la venganza para expresar lamentos. No sé cómo dar la vuelta a mis pensamientos y desterrar ideas que no quiero tener, viendo a cuantos sufren innecesariamente por explosiones programadas sin reloj, pero con profunda voluntad de dañar. No, no me cabe más que dar puñetazos a veces sobre la mesa esperando tu reacción, esperando una pequeña muestra de solidaridad o de interés por ellos y por su situación. Porque son refugiados saharauis y viven desde hace 38 años en el puro desierto, en el infierno de la hamada argelina donde no se caen los pájaros porque apenas hay. Olvidados. Y, además, tienen amputados sus miembros básicos, heridas en el cuerpo y el alma ardiendo por dentro.

331517_10150987303303016_1114761954_oPoco o nada cuesta regalar sonrisas, abrazos, palabras de aliento y de reconocimiento… No todo en esta vida se mide ni se compra con dinero. Devolverle la sonrisa a Chejmami, quitarle la culpa de encima a Mohamed, explicarle a Manfoud que la vida sigue y que es de quien la lucha, o extender la mano a Zaina para que no pase sola su particular calvario… Todo ello es posible. Sólo es necesario que tú también lo quieras y les brindes un minuto y un cachito de tu corazón. Mientras eso ocurre, dejo que ellos me sigan dando tantas razones para recuperar la esperanza en el ser humano, porque ellos lo son, de arriba a abajo, pura esencia, puro ejemplo.

Por ell@s y para ell@s… Dales Voz a Las Víctimas.

© Elisa Pavón

Anuncios

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: